top of page

¿Qué podemos esperar para julio? ¿Hay algún cambio en el pronóstico para esta temporada?

Actualizado: 1 ago 2020

Mañana miércoles comienza el mes de julio que, según la climatología, es uno de los meses más tranquilos en términos de actividad ciclónica en el Atlántico. Esto se debe mayormente a que durante el mes de julio en el Atlántico la actividad del polvo de Sahara llega a su punto más alto y los vientos cortantes permanecen fuertes.


ACTIVIDAD POR ENCIMA DE LO NORMAL HASTA EL MOMENTO


Los pronósticos para esta temporada indican que podemos tener unas de las temporadas más activas en récord. Ya para esta fecha en el 2020 se han formado cuatro tormentas tropicales. En promedio desde que se tiene récord la primera tormenta tropical de una temporada se forma el 9 de julio (ver imagen #1). De hecho, la cuarta tormenta tropical de esta temporada se formó el 23 de junio en horas de la tarde y llevó por nombre Dolly (ver imagen #2 con la lista de nombres para este año). Desde que se tiene récord sólo en dos ocasiones se ha formado la cuarta tormenta tropical en o antes del 23 de junio. En el 2016 la tormenta tropical Danielle se formó un 20 de junio y en el 2012 la tormenta tropical Debby se formó un 23 de junio en horas de la mañana.


Imagen #1. Actividad ciclónica en el 2020 hasta junio versus la actividad ciclónica promedio.


Imagen #2. Lista de nombres para sistemas en el Atlántico durante el 2020. En amarillo los sistemas que ya se han formado hasta esta fecha y en blanco los nombres que aún no han sido utilizados.


LO TÍPICO DE JULIO


Climatológicamente julio es uno de los meses menos activos en el Atlántico (ver imagen #3). En promedio cada año se forma una tormenta tropical en el Atlántico durante el mes de julio. Hay que tomar en consideración que hay variaciones significativas entre diferentes años.


Imagen #3. Número de tormentas por cada 100 años. Cortesía de NOAA.


Durante el mes de junio el desarrollo de sistemas ha ocurrido en su gran mayoría en la región del Golfo de México, Caribe occidental y al este de los Estados Unidos. Ya para el mes de julio el área típica de formación de ciclones se expande hacia sectores del Caribe Oriental y justo al este de las Antillas menores (ver imagen #4). En ocasiones, aunque con menos ocurrencia, hemos visto el desarrollo de algunos sistemas entre África y el Caribe (ver imagen #5).


Imagen #4. Áreas de desarrollo y trayectorias típicas durante el mes de julio. Cortesía de Weather Channel.


Imagen #5. Áreas de desarrollo durante el mes de julio desde el 1851. Cortesía de Kyle Noel.



TEMPERATURAS DEL OCÉANO


Uno de los indicadores principales para pronosticar la actividad ciclónica en el Atlántico son las temperaturas del océano. Durante el mes de junio las temperaturas en la Región Principal de Desarrollo (MDR, por sus siglas en inglés) se mantuvieron por encima de lo normal. Específicamente la región entre el Caribe y África se mantuvo 0.6 grados Celsius por encima de lo normal (ver imagen #6). De hecho, junio 2020 ocupa la cuarta posición del MDR más cálido desde el 1982. Los valores de anomalías en temperatura del océano comparan con años que han sido muy activos (ver imagen #7).


Imagen #6. Anomalías de temperatura de superficie del océano Atlántico durante el mes de junio. Cortesía de Michael Lowry.


Imagen #7. Promedio de anomalías de temperatura en el MDR durante el mes de junio entre el 1982 y el 2020. Cortesía de Michael Lowry.


Actualmente las temperaturas del MDR se encuentran un poco por encima de lo normal (ver imagen #8), ya que ha ocurrido un enfriamiento significativo en los últimos 10 días (ver imagen #9).


Imagen #8. Anomalías de temperatura en el Atlántico norte. Cortesía de NOAA.


Imagen #9. Anomalías de temperatura en el MDR. Cortesía de Levi Cowan.


Este enfriamiento ha ocurrido como consecuencia de un evento significativo del polvo de Sahara y vientos alisios más fuertes de lo usual en esta región. Sin embargo, se anticipa una disminución de los vientos alisios sobre el Atlántico, lo cual puede provocar que las aguas en esta región vuelvan a calentarse durante las próximas semanas.


POLVO DEL SAHARA


Un evento histórico ocurrió durante la semana pasada cuando una densa nube de polvo de Sahara se movió sobre el MDR con concentraciones de polvo nunca antes medidas en el Caribe. El polvo de Sahara es un factor que limita la formación de sistemas tropicales ya que promueve una atmósfera estable y viene acompañado de aire seco.


Imagen #10. Imagen de satélite visible que muestra el origen de la nube de polvo de Sahara.


Imagen #11. Imagen de satélite visible que muestra la nube de polvo de Sahara llegando al Caribe. Cortesía de Levi Cowan.


Aunque el evento más reciente sorprendió a muchos por su intensidad, la realidad es que la frecuencia de estos eventos es máxima durante los meses de junio y julio (ver imagen #12). Es precisamente por esto que usualmente en julio la región entre el Caribe y África tiene poca actividad ciclónica. Luego del mes de julio la frecuencia y concentración del polvo de Sahara disminuye rápidamente durante los meses de agosto y septiembre.


Imagen #12. Variación de aerosol asociado al polvo de Sahara por mes. Cortesía de Michael Lowry.


Además, la precipitación sobre la región del desierto de Sahara ha sido por encima de lo normal en los pasados meses (ver imagen #13). Esto puede ayudar a reducir la cantidad y frecuencia de estos eventos durante el mes de Julio.

Imagen #13. Variación de aerosol asociado al polvo de Sahara por mes. Cortesía de Eric Webb.



ENSO (El Niño y La Niña)


Otro factor de mucha importancia que afecta directamente a la actividad ciclónica en el Atlántico es el ENSO y las condiciones de El Niño, Neutral o La Niña. El fenómeno de El Niño aumenta la magnitud de los vientos cortantes en el Atlántico. Por otro lado, La Niña o condiciones Neutrales disminuyen los vientos cortantes en el Atlántico. Actualmente nos encontramos en condiciones neutrales ya que las anomalías de temperatura en la región Niño 3.4 se encuentran entre +0.5 C y -0.5 C desde finales de abril (ver imagen #14 e imagen #15). Vale la pena mencionar que para finales de mayo nos acercamos a valores de La Niña, pero ha ocurrido un calentamiento en la región durante el mes de junio. Estas variaciones son normales y no necesariamente es un calentamiento que va a prolongarse por mucho tiempo. Se anticipa que las aguas en esta región se enfriarán nuevamente a valores cercanos de La Niña durante los próximos meses.

Imagen #14. Anomalías de temperatura del océano en la región Niño 3.4. Cortesía de Levi Cowan.


Imagen #15. Anomalías de temperatura de los océanos. Cortesía de Levi Cowan.


Todos los modelos del ENSO continúan pronosticando condiciones neutrales o de La Niña durante los próximos meses y para el pico de la temporada de huracanes (ver imagen #16). Es esta una de las principales razones por la cual continuamos pronosticando una temporada activa durante este año.


Imagen #16. Modelos del ENSO para los próximos meses.



MJO / ONDAS KELVIN


Los fenómenos del Madden Julian Oscillation (MJO) y las ondas Kelvin son eventos de gran escala que están relacionadas a impulsos de energía que se originan en el océano Indico y se mueven lentamente hacia el este por el trópico. Estos fenómenos están asociados a un aumento en la inestabilidad en la atmósfera y a la formación de tronadas según se mueven por el Planeta.


Cuando el MJO u onda Kelvin pasa por un región, las posibilidades de desarrollo ciclónico aumentan. Un evento de MJO u onda Kelvin estará cruzando por el Atlántico durante los primera mitad del mes de julio (ver imagen #17). Una vez este fenómeno se ubique sobre África (ver imagen #18), las condiciones en el Atlántico estarán más favorables para desarrollo ciclónico.


Imagen #17. Pronóstico de ondas Kelvin. Cortesía de Ventrice.


Imagen #18. Pronóstico del MJO. Cortesía de Weather Models.



PRONÓSTICO PARA LA PRIMERA MITAD DE JULIO


Es probable que durante las primeras dos semanas de julio tengamos que vigilar algunos sistemas en el Atlántico. Sistemas de bajas presiones estarán desarrollándose hacia el este y sureste de los Estados Unidos. La posibilidad de desarrollo en esta región será alta y es posible que veamos la formación de 1 0 2 tormentas tropicales o sub-tropicales durante los próximos 10 días. Esta es un área en donde históricamente se han formado varias tormentas tropicales en julio. Las buenas noticias es que estos sistemas muy probablemente tendrán una trayectoria hacia el noreste sobre aguas abiertas del Atlántico.


Imagen #19. Áreas de interés para desarrollo ciclónico durante los primeros 10 días de julio.


En unos 10-15 días estaremos atentos a la región entre el Caribe y África. Como se discutió anteriormente, la climatología no es favorable para el desarrollo de sistemas en esta región en julio. Sin embargo, el MJO sobre África promoverá la formación y ampliación de fuertes ondas tropicales. El modelo GFS pronostica que los vientos cortantes y vientos alisios estarán bajos en este periodo (ver imagen #20 e imagen #21). Es por esto que anticipo algunas áreas de interés entre el Caribe y África entre el 10-15 de julio.


Imagen #20. Vientos cortantes reducidos en el Atlántico tropical según los miembros del GFS para mediados de julio. Cortesía de Levi Cowan.


Imagen #21. Vientos alisios reducidos en el Atlántico tropical según los miembros del GFS para mediados de julio. Cortesía de Levi Cowan.


PRONÓSTICO PARA LA SEGUNDA MITAD DE JULIO


Aunque es difícil pronosticar a largo plazo, parece que la segunda semana de julio será tranquila en el Atlántico. Esto se debe a que el MJO estará ausente y las condiciones típicas para julio deben dominar en el Atlántico. Por esto es que durante este periodo la actividad ciclónica debe ser poca.


CONCLUSIÓN


Pese al reciente enfriamiento de las aguas en el Atlántico tropical y el calentamiento de las aguas en el Pacífico, continuamos anticipando una temporada de huracanes más activa de lo normal. Esto se basa en que El Niño estará ausente durante el pico de la temporada, se espera un calentamiento de las aguas entre el MDR durante julio y el tren de ondas tropicales desde África estará bien activo.


La primera mitad del mes de julio promete ser activo con algunos sistemas con potencial de desarrollo justo al este de los Estados Unidos. Además es posible ver alguna onda tropical con potencial de desarrollo entre el Caribe y África.


La segunda mitad de julio parece ser que será relativamente tranquila. Esto quizás será la calma antes del pico de la temporada que promete ser bien activo.


Gracias,

Rubén García (Meteorólogo)

4456 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page